Click en las fotos para ampliar
Ampliar/See
Viñedo

Ribera del Duero

Las tierras que se agrupan bajo la Denominación de Origen Ribera del Duero se sitúan en la confluencia de cuatro provincias: Burgos, Segovia, Soria y Valladolid. El río Duero es el eje que une a más de 100 pueblos extendidos a lo largo de una franja vitícola de unos 115 km de longitud y 35 de anchura.

Las específicas condiciones climatológicas que caracterizan el cultivo de la vid en la Ribera del Duero, tienen gran influencia a lo largo del ciclo vegetativo de las viñas, desempeñando un papel fundamental en el desarrollo de la planta y la maduración de la uva. De esas especiales condiciones depende, en gran medida, la calidad de los caldos obtenidos.

La climatología de la Ribera del Duero se caracteriza por una pluviometría moderadamente baja (450 mm de lluvia al año) que, unida a sus veranos secos (hasta 40ºC) e inviernos largos y rigurosos (-18 ºC), provoca acusadas oscilaciones térmicas a lo largo del año. Ello la enmarca dentro de un clima mediterráneo que propicia las condiciones idóneas para un perfecto desarrollo de la uva y la consiguiente producción de un gran vino.
Grupo Caballero